Al menos una vez en tu vida habrás soplado las velitas de un pastel o estado presente mientras le cantaban ‘Feliz cumpleaños’ a una amiga o miembro de tu familia. Seguro creíste que era la acción más inocente y tierna de todas pero, al parecer no lo es.

Y es que, ¿alguna vez te preguntaste qué tan sano sería comer una rebanada de pastel que ya fue escupido por el anfitrión?

TE PUEDE INTERESAR: Conoce los peligros de las relajantes velas aromáticas

 

Sí, el hecho de soplar las velitas de un pastel puede hacer que los niveles de bacterias aumenten en 1 400 por ciento. Así lo afirmaron investigadores de la Universidad de Clemson en Carolina del Sur.

Los expertos publicaron un estudio que analizó lo que sucedía cuando alguien toma una respiración profunda para luego soplar las velitas del pastel. El proceso consistió en recrear una fiesta en la que comieron pizza y luego soplaron un falso pastel que estaba hecho en realidad de espuma de poliestireno.

TAMBIÉN PUEDES VER: Estas fundas líquidas para celular son más peligrosas de lo que te imaginas

 

Finalmente los resultados revelaron que el supuesto pastel contenía 15 veces más bacterias a comparación de otro pastel al que no se le soplaron las velitas.

Obviamente NO todas las bacterias son perjudiciales para la salud de otros, pero es mucho mejor no estar expuestos.