A todos nos ha sucedido más de una vez que llega la hora cerrar los ojos, pero las señales de hambre nos lo impiden. Quizás por haber cenado demasiado temprano, muy poco o haber obviado alguna de las comidas/meriendas del día.

TAMBIÉN PUEDES LEER: 5 snacks con menos de 50 calorías que te ayudarán a bajar de peso

Si bien es cierto que nuestro metabolismo es mucho más lento cuando se acercan las horas finales, y para mantener un peso ideal debemos hacer las comidas más grandes alrededor de nuestras horas de mayor actividad, el comer un snack antes de irnos a dormir tampoco boicoteará todo el esfuerzo realizado durante el día para comer saludable.

¿Deseas un snack nocturno? Hagamos un espacio para él, pero debemos tener en cuenta que no todos son iguales y que no es lo mismo consumir 200 kcal de helado o de un chocolate que 200 kcal de un poco de yogurt con frutos secos. Una buena opción podría estar compuesta de un poco de proteína, grasas buenas o carbohidratos complejos. Evitemos:

  • Azúcar y los carbohidratos simples, para no producir picos de insulina en nuestro organismo que puedan ocasionar la acumulación de grasa no deseada
  • No nos excedamos con las proporciones, la digestión es más lenta a esa hora y es probable que tengamos algunos problemas para dormir

 

LEE TAMBIÉN: 5 snacks saludables que puedes comer durante el trabajo

 

Recomendaciones:

  1. Yogurt griego sabor natural + 1 puñado pequeño de frutos secos
  2. 1 tajada delgada de pan de centeno con ¼ de palta o jamón de pavo
  3. Galletas de arroz con claras de huevo o queso fresco
  4. Batido de proteína
  5. 1 taza de leche descremada con canela
  6. Porción pequeña de quinua o avena integral con leche descremada y canela
  7. Palitos de zanahoria con queso cabaña o ¼ de palta

Tener la alacena surtida de distintos alimentos nos ayuda a estar preparados para estos momentos de hambre nocturno y no caer en la tentación de comer otro tipo de snacks altos en grasas y azúcares, que normalmente son lo que nuestro cuerpo pide para satisfacer el hambre de manera inmediata, pero que generalmente llevan a comer más y sin control.

 

TE PUEDE INTERESAR: ¡No vayas a la cama con hambre! 7 snacks saludables para comer a medianoche

 

Por otro lado, si la sensación de hambre nocturno se da con mucha frecuencia, es altamente probable que no estés comiendo lo suficiente durante el día o no ingiriendo la suficiente cantidad de fibra/proteína, dos elementos que producen saciedad y regulan nuestro apetito. Los niveles de hidratación también son muy importantes para no confundir la sensación de sed con hambre. A veces basta con tomar un vaso grande de agua, una infusión o bebida descafeinada para calmarnos e irnos a dormir tranquilos.