Dicen que el límite del amor es la dignidad de las personas y ninguna mujer en el mundo debe perderla por el ‘amor’ de un hombre que no la valora. Cuando las mujeres nos enamoramos, nos cegamos por completo y muchas veces nos cuesta aceptar que esa persona que tanto queremos no nos corresponda de la manera que deseamos.

TE PUEDE INTERESAR: “El amor no debería quitarte la dignidad”

Es momento que abramos los ojos y analicemos si verdaderamente es hombre vale tantas lágrimas, tantos suplicios y tantas noches sin poder dormir perdiendo la dignidad. Ser Mejor publicó una carta que te abrirá los ojos a la realidad. Aquí lo compartimos contigo:

“Amiga: ¿vale más un hombre que tu dignidad?”

“Amiga:

Sé que te encuentras pasando por un mal momento, que últimamente no te llevas bien con la palabra ‘felicidad’, que tus días se van volviendo rutinarios y que poco a poco te vas cansando de llorar. También sé que mientes, que logras engañar a los demás, pero te conozco tan perfectamente, que se muy bien que tu vida tiene otra realidad. ¿Sabes qué es lo peor? Lo peor no es que engañes a los demás, ni siquiera que trates de engañar a los que más te quieren, el problema es que te engañas tú y entre más lo haces más logras lastimarte, más logras rasgarte y me pregunto si cuando desees que todo vuelva a la normalidad, podrás repararte, coserte cada herida y convertirla en una cicatriz que ya no sangre más.

No te escribo para juzgarte, los amigos de verdad no se han hecho para eso. Te escribo para guiarte, para ayudarte, porque te quiero y porque sé que lo que ahora tienes, eso a lo que tanto te aferras, está sumamente lejos de lo que tú has de merecer.

¿El amor duele? No amiga, lo que duelen son las personas. Duele amarlas tanto, darte completa a ellas y a cambio no recibir nada. Es cierto que quien tiene el don de amar, debe hacerlo sin esperar nada a cambio, pero a veces es necesario un poquito de reciprocidad. A veces es necesario un poquito de atención, un poquito de tranquilidad y un poquito de amor. Un poquito de todo que nos aliente a seguir amando igual, que nos motive a luchar, que nos motive a persistir.

TAMBIÉN PUEDES VER: “La persona que te quiere en su vida no lo piensa dos veces”

Sin embargo, hay personas que ni teniendo todo a manos llenas valoran un poco a quien tienen a su lado. Puede ser su egocentrismo, su egoísmo, su vanidad o tal vez es que a esa persona no se le ha enseñado a amar. Hoy sufres y lloras por alguien así. Por alguien que tiene una joya a su lado y busca baratijas en otro lugar. Alguien que, aunque está a tu lado te hace sentir en soledad. Alguien que te miente, te engaña y juega contigo, alguien que te ha quitado la voluntad, la tranquilidad y que no permite que tus alas extiendas más.

Y te pregunto si perder tu identidad vale más que perder a quien ‘amas’ y es que evidentemente no eres la misma ya. Lo digo entre comillas porque creo que el amor va mucho más de lo que tienen. De lo que das y de lo que te dan. Creo que el amor verdadero comienza con uno mismo, porque nadie hará por ti, lo que tú misma no hagas. Y en este túnel de emociones, de dudas y miedos en el que te has sumado, no estas más que demostrando tú falta de amor.

TODOS, absolutamente todos hemos pasado por una decepción. Y después de ella terminas por comprender que el amor no es forzado, que el amor no se mendiga y que el amor no se da en pequeñas proporciones, porque si es así, es mejor que no te quieran y que te lo digan, de esta forma continúas tu camino y no pierdes el tiempo. Muchas personas no lo dirán por cobardes, pero basta ver sus actos para darnos cuenta de la realidad. Quien te quiere de verdad te lo demuestra con hechos, porque palabras cualquiera las dice, pero éstas se las termina llevando el viento.

No quiero verte más triste, ni pensativa, ni aferrada a una relación que te lastima. La vida no se termina cuando se termina una relación, la vida apenas comienza y con ese final te aseguro que viene algo mejor. Hay que amarse más y entregar un poco menos o entregar en la misma proporción en que nos den, pues sólo así no nos dañaremos, sólo así obtendremos lo que habremos de merecer.

TAMBIÉN PUEDES VER: “El amor tiene un límite, se llama dignidad”

Quiero ver de nuevo a la mujer que conocí, a la que admiro y que respeto. La que eres hoy no es de mi agrado, agacha la cabeza, se deja intimidar y manipular. La que eres hoy no se permite ser feliz y además de ello permite que le pisoteen su dignidad. Dime amiga mía, ¿un hombre vale tanto? ¿Vale más que tu felicidad?

Cuando dejamos ir personas o situaciones con demasiado peso en nuestra vida, en realidad estamos dando entrada a mejores oportunidades, ni siquiera puedes imaginarte todo lo que estás dejando pasar. Si tan solo volvieses a ser la misma, si tan solo te decidieras a recuperar tu libertad… tu vida sería muy distinta.

Sea cual sea tu decisión yo estaré para ti, aunque no esté de acuerdo en la forma tan absurda que estás viviendo y es que simplemente las mentiras no hacen feliz. Peroaquí estaré como siempre y para siempre. Solo recuerda que la vida es solo una y si no se vive HOY, entonces ¿cuándo?”