8 razones por las que debes tomar vino

vino

Recuerda, siempre debes beberlo con moderación y nunca en exceso, ya que en ese caso, todos sus aspectos positivos desaparecerán.

Regula los niveles de colesterol. El vino es un gran aliado para los niveles del colesterol, ya que favorece a que se eleve el colesterol de alta densidad (colesterol bueno) y a su vez, las sustancias llamadas fenoles contenidas en esta bebida previenen que el colesterol de baja densidad (colesterol malo) aumente y dañe tus arterias.

Fortalece los huesos.  Si lo bebes en su medida justa, el vino puede reducir el riesgo de osteoporosis, una enfermedad que comienza a desarrollarse con la edad en el cual los huesos se afinan y debilitan. El vino aumenta la densidad mineral de los huesos tanto en hombres como mujeres.

Lo bueno del vino tinto. Un ingrediente denominado resveratrol encontrado en la piel de las uvas rojas se comprobó que protege los vasos sanguíneos y elimina los coágulos. A su vez, reduce las arrugas y protege al cuerpo del envejecimiento.

Mejor que no beber. El vino es bueno para tu salud si lo bebes con moderación, y esto es incluso mejor que abstenerte por completo del alcohol.

Antibacterial. Los polifenoles son sustancias encontradas en el vino tinto que eliminan las bacterias y protegen tu cuerpo de enfermedades infecciosas.

Bueno para el corazón. Si lo bebes moderadamente, el vino puede ayudar a reducir el riesgo de cardiopatías ya que dilata las arterias, mejora la circulación y evita la coagulación.

Previene todo tipo de cáncer. Además de tantas otras sustancias favorables para tu organismo contenidas en el vino tinto, este tiene flavonoides que son encontrados en grandes cantidades y han evidenciado reducir el riesgo de varios tipos de cáncer, principalmente el cáncer de mama y próstata.

Mejora la salud mental. Por si fuera poco, el vino tinto puede prevenir el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades mentales como el Alzheimer.