julio cortazar

Julio Cortázar nacía un 26 de agosto de 1914 en Bruselas, y fallecía en París, hacia 1984. Se trata de una figura ineludible de la literatura latinoamericana, siendo uno de los autores más representativos del “Boom” de mediados del siglo XX.

PUEDES VER: 18 frases de Paulo Coelho para celebrar sus 68 años

Indagador de la “extrañeza” y lo mágico que habita en lo cotidiano, Julio Cortázar quedará en la historia como un maestro del relato y también de la renovación de los géneros, lanzándose a aventuras como Rayuela, que sin dudas sobresale como su obra maestra.

La obra de Julio Cortázar se caracterizó por una libertad formal que le permitió experimentar en novela, cuento y poesía, convirtiéndolo en uno de los grandes innovadores de la literatura a nivel mundial.

Humor, juego, fantasía pero también cotidianeidad impregnan su obra toda.
Entre sus muchísimos relatos destacan Casa tomada o Las babas del diablo, ambos llevados al cine, y El perseguidor, cuyo protagonista evoca la figura del saxofonista negro Charlie Parker.

“Soy el hombre más odiado por el correo francés y por sus pobres carteros: llegan todos los días a mi casa con cantidades enormes de paquetes de libros y revistas que vienen de toda América Latina, de Estados Unidos, de Francia, de Bélgica e incluso de países cuyos idiomas no puedo leer, pero cuyos autores, que me han leído en traducción, consideran necesario mandarme sus publicaciones, que yo pongo en la biblioteca sin poder enterarme de una sola palabra de lo que dice ese lejano amigo búlgaro, checo o polaco”, le dijo Cortázar en 1976 a Sara Castro-Klaren en Francia, durante una entrevista publicada en Cuadernos Hispanoamericanos.

PUEDES LEER: 29 lecciones de Coco Chanel, la mujer que revolucionó la moda

Esa entrevista es una joya para entender a Cortázar como lector, pues ofrece incluso detalles de manías nunca antes reveladas por el escritor: “Jamás he podido leer escuchando música, (…) yo creo que no se puede leer escuchando música, porque eso supone un doble desprecio o un desprecio unilateral: o se desprecia la música o se desprecia lo que se está leyendo”.

Cortázar predicó la lectura como un acto inocente. “Cuando abro un libro lo abro como puedo abrir un paquete de chocolate, o entrar en el cine, o llegar por primera vez a la cama de una mujer que deseo, es una sensación de esperanza, de felicidad anticipada, de que todo va a ser bello, de que todo va a ser hermoso”.

Para recordar a Julio Cortázar, repasamos algunas de las frases que marcaron su carrera.

Julio Cortázar“Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos.”

“Probablemente de todos nuestro sentimientos el único que no es verdaderamente nuestro es la esperanza. La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiéndose.”

“Solo en sueños, en la poesía, en el juego —encender una vela, andar con ella por el corredor— nos asomamos a veces a lo que fuimos antes de ser esto que vaya a saber si somos.”

“Cada vez sospecho más que estar de acuerdo es la peor de las ilusiones.”

Julio Cortázar

“Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio.”

“Todo dura siempre un poco más de lo que debería.”

“Nada está perdido si se tiene por fin el valor de proclamar que todo está perdido y que hay que empezar de nuevo.”

“Vení a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará.”

Julio Cortázar

“¿Hasta cuándo vamos a seguir creyendo que lo maravilloso no es más que uno de los juegos de la ilusión?”

“Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se peinan, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.”

“Si no nos salvamos nosotros como pueblo no nos salvaremos más.”

“Lo que me gusta de tu cuerpo es el sexo. Lo que me gusta de tu sexo es la boca. Lo que me gusta de tu boca es la lengua. Lo que me gusta de tu lengua es la palabra.”

Julio Cortázar

“Nada, realmente nada, pero sucede que nada más nada no da nada sino que a veces da un poquito de algo.”

“Todavía no sentimos montar los recuerdos, esa necesidad de inventariar el pasado que crece con la soledad y el hastío.”.

“Lo cierto es irse. Quedarse es ya la mentira, la construcción, las paredes que parcelan el espacio sin anularlo”

Julio Cortázar

Julio Cortázar

Julio Cortázar

julio-cortazar

Julio Cortázar Julio Cortázar